Entrevista a Nacho Vigalondo – 1ª parte

Hoy en Herr Spoiler inauguro una nueva sección – Entrevistas – y para tan magno evento he charlado con Nacho Vigalondo (Cabezón de la Sal, 1977), a quien agradezco su colaboración e interés. Sin más dilación, os dejo con la primera parte de la entrevista.

En el cine, muchas veces es más importante la expectación que creas en torno al contenido que el contenido en sí.” – Esta frase, sacada de tu primer corto ‘Una lección de cine’, puede aplicarse a gran parte de tus cortos e incluso a ‘Los Cronocrímenes’. ¿De dónde surge la idea de jugar con la expectación en tu cine?

Creo que es parte de nuestro deber ser consciente de la expectativa que estamos creando en el espectador, ya sea para satisfacerla o para frustrarla. Creo que lo más bonito es pisotearla con tanto arte que luego te den las gracias.

En ‘Código 7’, tu siguiente corto, aparece, en mi opinión, otro de los signos de identidad del cine de Nacho Vigalondo: el surrealismo, o mejor dicho, un sentido del humor bastante surrealista. Además has colaborado con ‘Muchachada Nui’ y eres coautor de la canción ‘Me huele el pito a canela’. Hermann Hesse decía que ‘El verdadero humor empieza cuando ya no se toma en serio la propia persona’, ¿estás de acuerdo?

A mí me cuesta mucho teorizar sobre estos asuntos. Me quedo en el sentido común. Creo que sí, que si algo tiene el humor por encima de otras formas del pensamiento es que uno mismo no puede separarse del discurso. Uno puede ser político, conspiranoico, religioso o artista y echar pestes de todo sin salpicarse a sí mismo. Un comediante sabe que él es parte del problema.  Por otro lado, no estoy seguro de que practique el surrealismo. Si te fijas, en un corto como Código 7 hay un poso muy racional. Creo que para practicar el surrealismo hay que dominar el aliento poético y yo ahí estoy todavía algo verde

En el corto, además, se aprecia un gusto exquisito por la ciencia ficción al utilizar el nombre de Palmer Eldritch, protagonista de ‘Los tres estigmas de Palmer Eldritch’ de Philip K. Dick, aparte de utilizar la tipografía de ‘Blade Runner’. ¿Cómo aparece en la vida de Nacho Vigalondo ese interés por la ciencia ficción?

Hay más guiños, como el nombre del protagonista, sacado de Ubik. La ciencia ficción llega a mi vida como a tantos, en forma de libros de segunda mano en mis años universitarios. Supongo que si tienes un sistema nervioso como el mío y ciertos problemas de paciencia y concentración agradeces llegar a libros en los que la cantidad de ideas por página sepulta todo lo demás.

‘7.35 de la mañana’, corto que dirigiste en 2003 y que obtuvo una nominación al Óscar al mejor cortometraje, guarda ciertas semejanzas con ‘Mirindas Asesinas’, primer corto de Álex de la Iglesia: ambos ocurren en un bar, están rodados en blanco y negro. ¿Casualidad o influencia? ¿Qué recuerdos guardas de aquella experiencia? ¿Cómo viviste la nominación al Óscar?

El punto de partida del corto no tenía que ver nada con Mirindas, pero poco a poco me di cuenta de que el desarrollo de la idea me estaba acercando más y más a la silueta de aquel corto. En realidad daba un poco de miedo aproximarte a un cortometraje con unas connotaciones históricas tan rotundas. La nominación al Óscar la viví exactamente como te lo imaginas.

En ‘Choque’, cuentas con la participación de Bárbara Goenaga, que protagonizará más adelante junto con Karra Elejalde ‘Los Cronocrímenes’. El corto cuenta una historia bastante peculiar, ¿por qué unos coches de choque? ¿Algún recuerdo traumático de la infancia?

¡No, no! En realidad, si te fijas, es un recuerdo de la vida adulta. Reconozco que el corto se basa vagamente en una experiencia personal, mucho más floja, apenas llega a anécdota. Es más decisiva, como fuente de inspiración, la localización real, la pista de coches subterránea que ya no existe.

Con ‘Domingo’ vuelves de nuevo a la ciencia-ficción, o más bien, a la docu-ficción. El cortometraje formaba parte de la cuarta edición del Jameson Notodofilmfest. Después de rodar tantos cortos, ¿crees ‘obligatorio’ este ‘paso previo’, los cortos, para pasarse a continuación al largo?

Más que obligatorio, es la única forma realista de practicar la dirección antes de meterte en el embolado de un largometraje.

‘Los Cronocrímenes’ supone para ti la primera experiencia en el largometraje, los primeros premios de prestigio fuera de España y la primera nominación al Goya como Director Novel. La película la rodaste en 2007 y no consiguió estrenarse de manera oficiosa en España hasta Junio del 2008. ¿Viste peligrar en algún momento su estreno?

Oh, muchas veces. Todo el  2007 lo viví asumiendo poco a poco la posibilidad de no sólo no estrenar la película, sino ni siquiera terminarla.

Han pasado cuatro años desde entonces y siguen apareciendo críticas positivas por todo el mundo, ¿crees que el filme ha tenido su propio boca a boca y que ha sido éste el motivo por el que se considere ‘Los Cronocrímenes’ una película de culto?

A veces se me escapa qué le otorga el carnet de culto a una película, pero sí, si es la capacidad de sobrevivir al tiempo pese a no haber sido un éxito económico, entonces “Los Cronocrímenes” podría ser cine de culto. Me halaga mucho que haya gente que siga descubriendo la película.

Una de las peculiaridades de ‘Los Cronocrímenes’ es su capacidad para atrapar al espectador con tan solo tres o cuatro escenarios. Esa búsqueda por la simplicidad del escenario debe mucho al cine negro de los cuarenta y cincuenta (se me vienen a la cabeza ‘La mujer del cuadro’, ‘Perversidad’, ‘Más allá de la duda’, o ‘Extraña Ilusión). ¿Homenaje encubierto o fascinación por los clásicos?

Fascinación por ese tipo de clásico que mencionas, el de esas películas diminutas, con tramas de relojería y personajes condenados.

Primero fue ‘7.35 de la mañana’, a continuación ‘Domingo’, luego ‘Los Cronocrímenes’, parece que haya una pequeña fijación por el tiempo en tu filmografía. ¿Controlas tanto el tiempo como parece o simplemente es algo casual?

No será casual, digo yo, pero tampoco sé por qué pasa. Me gusta, por ejemplo, la energía que destilan las secuencias largas en tiempo real, mucho más que el montaje troceado entre secuencias en varios espacios. Igual es algo estético, no sé.

Este Miércoles, el resto de la entrevista. ¿Qué os ha parecido de momento?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s